lunes, noviembre 14, 2011

Consejos Mantenimiento Equipos-Instalaciones Industria Textil

Os ofrecemos una serie de Consejos para realizar las tareas de mantenimiento preventivo en equipos e instalaciones utilizados en la Producción Textil, creados por COHEP, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada.

Equipo e instalaciones para la producción textil
  • Etapa de urdido tejido: Calandrias térmicas y de adhesión de punto, Hiladoras, Dispositivo girador tubular de tejido de punto, Sistemas de aire comprimido
  • Etapa de lavado y operaciones de pretratamiento: Tanques de lavado, Sistema de extracción, Sistema de descrude, Sistemas de extracción de vacío, Removedor de pelusa,• Sistemas de aire Comprimido, Caldera
  • Etapa de blanqueo : Tanques de blanqueo, Sistemas de aire Comprimido, Caldera
  • Etapa de teñido • Tanques de teñido, Almohadilla de 4 rodillos: exprimidora que utiliza menos productos químicos que otras - extrae, agua, emplea productos químicos, Sistemas de aire comprimido., Caldera
  • Etapa de secado y acabado: Máquina con rodillos de estiramiento, Maquinas de acabado, Sistemas de extracción de vacío, Removedor de pelusa, Sistemas de aire comprimido, Caldera
Equipo e instalaciones para la confección
  • Diseño , trazo , corte: Mesas de corte, Computadora para diseños de patrones, Máquinas cortadoras, Chiller,
  • Ensamble y confección : Maquinas Costuradoras, Chiller
  • Terminado y revisión: Mesas de revisión, Lámparas especiales para revisión
  • Empaque : Maquinas de empaque automatizadas, Etiquetadoras., Scanner de códigos de Barras, Sistemas de aire Comprimido., Chiller.

Una vez que se ha identificado el equipo básico que participa en el proceso, es necesario realizar un inventario del mismo, lo que facilitará las acciones de mantenimiento de acuerdo a las especificaciones de cada aparato. El mantenimiento debe entenderse como las “tareas de inspección, control y conservación de un equipo o instalación, con la finalidad de prevenir, detectar o corregir defectos”. Para lograr un mantenimiento adecuado del equipo e instalaciones de las plantas textiles y de confección se recomiendan los siguientes pasos:


• Nombrar a los encargados directos del mantenimiento de cada uno de los equipos: calderas, chillers, sistemas de aire comprimido, calandrias, hiladeras, planta generadora, bombas, tuberías de conducción, tanques de almacenamiento, entre otros; en las distintas áreas del proceso. Los encargados deben conocer todo el proceso industrial y las técnicas para la prevención y resolución rápida y eficaz de los desperfectos.


• Hacer un inventario de todo el equipo (accesorios, repuestos, piezas de cambio) que permita programar compras y cambios oportunos que tomen en cuenta los tiempos de entrega por parte del proveedor (filtros, sellos, válvulas de control, accesorios para las tuberías, etc.).

• Ubicar el manual original de uso y mantenimiento del equipo en un área visible y cercana al mismo, de manera a que el responsable del mantenimiento tenga acceso permanente.


• Establecer un manual mínimo de buen uso para los operarios de la planta eléctrica, las bombas,
maquinas sojeteadoras, entre otros equipos de la planta, que incluya la limpieza del equipo y el espacio cercano (los operarios deben ser capacitados en su uso). El manual y sus recomendaciones principales siempre deben estar a la vista en el área del proceso correspondiente.

• Establecer un registro de puntos de comprobación, como niveles de lubricante, presión y temperatura en los calentadores, enfriadores, evaporadores y tubería; voltaje en los reactores y decantadores; peso de aceite, de aguas glicerinosas, etc., así como sus valores, tolerancias y la periodicidad de comprobación, en horas, días, semanas, etc.


• La elaboración de registros de control de las bombas, plantas generadoras, entre otros, con que
cuente la producción textil, facilitará la recolección y compilación de la información para definir fechas de revisión y mantenimiento (Anexo 4 Formatos de control de buenas prácticas de P+L).

• Llevar un registro permanente de averías e incidentes, a cargo del operador de cada equipo, para posterior consulta por los responsables del mantenimiento.


• El departamento o el responsable del mantenimiento debe establecer un “Plan de lubricación”, comenzando con plazos cortos para analizar los resultados hasta alcanzar los plazos óptimos.


• Planificar una revisión periódica de todos los sistemas de filtración y filtros del equipo, sean de aire, agua, lubricantes, combustibles, etc.


• Establecer controles de uso y sustitución oportuna de elementos de desgaste y cambio frecuente como cadenas, rodamientos, correas, etc. en función del tiempo de uso recomendado por el fabricante, de las observaciones de operarios y técnicos de mantenimiento, y de las condiciones particulares de trabajo: temperatura, carga, velocidad, vibraciones, etc.